Releer por placer

Seguimos recuperando reseñas desperdigadas: esta de El  violinista de Mauthausen se publicó en el blog Bourbon street:

Sinopsis

En París, una pareja está a punto de casarse en la primavera de 1940, pero la Wehrmacht invade Francia y él, republicano español exiliado, es detenido por la Gestapo y enviado al campo de exterminio de Mauthausen. Ella colaborará con los servicios secretos aliados, dispuesta a cualquier cosa para salvar la vida de su prometido. Entre ellos, un ingeniero alemán que ha renunciado a su trabajo en Berlín para no colaborar con los nazis, se dedica a recorrer Europa con un violín bajo el brazo. Muy pronto, las vidas de los tres se entrelazarán para siempre. El violinista de Mauthausen es su historia. En París ocupado por los alemanes, el Berlín en ruinas después de la Segunda Guerra Mundial y el campo de exterminio de Mauthausen son los principales escenarios donde se desarrolla un relato que mezcla intriga, aventura, espionaje, historia y romance, que atrapará al lector desde la primera página.

-----
Cuando una novela te engancha desde el primer párrafo, ya sabes que te encuentras en uno de esos momentos en los que disfrutas de la lectura y no escuchas ni los ruidos que pueda haber a tu alrededor. Te sumerges en cada frase, saboreando lo leído, y no puedes levantar la vista del papel. Quieres más, y aunque el final esté cada vez más cerca, sigues en complicidad con los protagonistas, esperando un nuevo detalle que te vaya a sorprender y con el que conseguir respuestas a todas las preguntas que te has ido haciendo mientras leías.

La portada nos presenta a Rubén, con el típico traje a rayas, un estilo inconfundible que le sitúa dentro de una campo de concentración, lugar en el que transcurre su vida. Con la fuerza de voluntad alimentada por el recuerdo de Anna, logra salir adelante, pero él, que abandonó España al inicio de la guerra civil huyendo de la dictadura, no llega a comprender porque esta allí, ni porque motivos, al fin y al cabo, es solo un inmigrante en Francia dispuesto a rehacer su vida.

Anna, en la desesperación que conlleva la separación del hombre, que días antes le había pedido en matrimonio, y con el que había bailado un vals con un sonido imaginado; hará todo lo que esté en su mano para conseguir volver a ver a Rubén y reiniciar todo donde lo dejaron.

La suerte, o la desgracia, hace que conozca a un espía norteamericano, Robert Bishop, que le enseñará el camino a cambio de trabajos relacionados con la resistencia, convirtiéndola así en espía y teniendo que enfrentarse a peligros, que en su modesta vida de profesora de idiomas, nunca había sospechado.

El violinista les servirá a los dos, sin saberlo, como punto de unión, mostrándonos al tiempo otra cara de la guerra, al otro lado del conflicto y dibujando una trama en la que todo el mundo es victima de algo que no entienden y de la que quieren escapar.

Bien documentada y con un lenguaje sencillo, Andrés consigue realizar una novela enmarcada en un marco histórico bien conocido, describiendo momentos como el viaje en tren hacia Mauthausen o las veces que Franz Müller toca su violín, que os harán releer por el mero placer de la lectura.

Gracias Andrés

Comentarios

  1. Me gusta releer un libro cuando disfruto con él y eso me pasa con los tuyos.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet