Una historia de espías que merece la pena ser descubierta

Recupero en mi bitácora esta reseña de El silencio de tu nombre que apareció en el blog Entre montones de libros.

"Justo antes de saltar pensó que por llevar tanto tiempo huyendo era incapaz de recordar ningún momento de paz en su vida. Siempre corriendo. Siempre asustado. Como un delincuente. Como una rata."

    Y siguiendo con la cadena, esta semana empecé con un cuento que había sido truculento, casi terrorífico, para seguir con terror en forma de relatos. De la ficción pasé a la realidad hablando del terror sembrado por los nazis, la guerra... y hoy sigo con la guerra, pero aparco el terror para irme justo al lado contrario. Hoy traigo a mi estantería virtual, El silencio de tu nombre.

     Conocemos a Erika Walter, una mujer que ha regresado a Salzburgo con un secreto. Allí vive intentando olvidarlo, tanto como unos papeles que lleva consigo, y recuperar la vida que dejó, el piano, la constante insistencia del amor de su vecino... sin embargo se ve obligada a huir a Madrid, donde se reencontrará con el hombre que más la amó, Navarro, y juntos vivirán una aventura llena de acción, sospechas y espias.

     Tras haber leído El violinista de Mauthausen tenía curiosidad por este autor, así que su nueva novela se me antojaba tan irresistible como su portada. Me encontré con una novela coral con una pareja protagonista, tanto como su historia de amor. Pero, pese a que hablo de una pareja, lo que más me llamó la atención del libro fue la profundidad de sus personajes. Hombres con unas vidas propias de un anciano, han visto mucho, han aprendido mucho y han de seguir haciéndolo. ¿Y las mujeres? son fuertes, decididas e igualmente luchadoras, mujeres a quienes admiraría sin dudar de haberlas conocido realmente se cruzan en esta historia llena de ideales, traiciones, ambición y espías.

     Me sorprendió también encontrarme con algún viejo conocido, personajes peregrinos que viajaron de El violinista hasta esta historia. No significa que haya que haber leído más libros, sino que aparecen un poco como guiño al lector fiel, dejando que descubramos solos el motivo por el que nos resulta familiar este nombre o aquel apellido y que nos hacen pensar en qué personajes será el afortunado que viajará hasta el siguiente título (cruzo los dedos para que sea Mercedes). Todo ello, unido a una buena ambientación y a unos personajes sólidos que se nos van descubriendo mientras vemos como han llegado al lugar en que los conocemos, nos deja con un buen sabor de boca al terminar el libro.

     Hoy os invito a recorrer tres décadas cruciales en la historia europea contemporánea. Un libro lleno de preguntas cuyas respuestas buscamos entre sus letras, donde dejan paso a la esperanza frente al desencanto y donde vemos reflejados problemas que la sociedad aún no ha corregido. Pero, sobre todo, es un libro sobre la importancia de los sentimientos. Una historia de espías que merece la pena ser descubierta y que cuenta, como nota final, con una bellísima portada.

     De algún modo, mientras os iba contando esta lectura no podía evitar pensar en cine. Películas de espías y amores, películas de esas que cada vez ponen menos. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump