Blame it on the boogie

Oye, Cristóbal, aunque no te lo creas, ser uno tan torpe también tiene sus ventajas. La mayor de todas tal vez sea que, con la humildad necesaria y la atención adecuada, si uno pone empeño, puedo ir progresando, aunque sea poco a poco. Si pone uno el oído estos días, va a aprender, sin tener que sacudir el polvo a la enciclopedia, un montón de sinónimos con los que nombrar la ruina que tenemos encima sin pronunciar la palabra crisis, como si los que vemos el telediario entre cucharada y cucharada participásemos en un concurso de televisión donde se penaliza llamar a las cosas por su nombre, fíjate. Si, ya sé que el viernes pasado al final de la separata ya le di la murga a los oyentes con lo mismo, pero es que mientras más escucho hablar a los que mandan más ilustrado me siento: desaceleración, crecimiento negativo, frenazo, ralentización. Vamos, que como la cosa siga así -y esto me da que va para largo- mi vocabulario se va enriquecer más que si me pusiera a revisitar a los clásicos. Es lo que tiene participar en este concurso en el que está prohibido nombrar la palabra crisis. Pero no sólo estoy aprendiendo sinónimos, querido amigo, sino que mi cultura, fíjate, se está ampliando a un ritmo que incluso me cuesta controlar. Ahora me he enterado de que existe un término que se llama neocon, que dicho así puede parecer una marca de detergente, pero que va, es algo así como una ideología maligna que mezclada con una cosa llamada subprime, que aunque lo parezca tampoco es un champú nuevo para el otoño, nos la han mandado los americanos y por eso aquí los vendedores de coches ahora se pasan el día haciendo crucigramas, los bancos no dan abasto para echar el lazo a los morosos y los locales donde antes habitaban franquicias inmobiliarias ahora sólo sirven para crear telarañas.

© Andrés Pérez Domínguez, septiembre de 2008

Comentarios

  1. ¡¡¡Muy bueno!!! Ve tomando nota de todas las palabritas nuevas que nos esperan, seguro que te dan para otra separata en nada de tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y esto va para largo, Juanma. Lo de la crisis, quiero decir. Sólo estamos probando el aperitivo. No pude escucharte el miércoles. Lo intentaré la próxima semana. Por cierto, lo anunciaré en el blog, pero te lo digo ya: el próximo domingo 5 de octubre, a las 19,30 estaré en el programa El público lee, de Jesús Vigorra.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Trabajo siempre en turno de tarde-noche y un par de fines de semana al mes, a ver si tengo suerte y me coge librando para poder ver el programa. Si no es así, creo que repiten el programa algún día por la mañana. Ya lo averiguaré.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, pues te digo yo los horarios:
    Canal Sur 2 - Domingos, 19:30 horas; Martes: 00:45 horas; Miércoles: 11:00 horas
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja, ja...en fin, Andrés, que si no lo veo es por flojo y perro malo (como dicen en mi pueblo). En cualquier caso estoy trabajando ahora mismo, me toca este fin de semana y ya he podido comprobar que libro el siguiente. Podré verlo en su primera emisión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, mientras sea por placer estará bien. Las cosas nunca han de hacerse por obligación.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump