Universos paralelos

Cristóbal, yo no sé a ti, pero a mí el mundo del arte casi siempre me parece tan críptico como el de la moda. En cuanto veo un desfile con esas ropas tan raras que se ponen las modelos alzo las cejas y lo primero que se me ocurre es que tal vez por estar todo el día encerrado en mi casa fabricando historias de ficción, de tanto sumergirme en un mundo que no existe más que en mi imaginación ya se me ha olvidado cómo visten las mujeres. Ya te digo, con muchas de las obras de arte moderno me sucede exactamente lo mismo: a veces no sé si esos objetos que la gente que entiende tanto aplaude son obras de arte o vertederos cuidadosamente iluminados por los focos.
Yo no sé tú, Cristóbal, y tampoco los oyentes, pero te doy mi palabra de que hasta el otro día no tenía ni idea de quién era Damien Hirst, que por lo visto debe de ser un escultor famosísimo. Ahora ya me he enterado de quién es, pero no gracias a sus habilidades escultóricas, que, y te lo digo sin ninguna ironía, me parecen muy notables, sino porque se ha hecho muy rico, si es que no lo era ya, subastando unas cuantas obras suyas por un buen puñado de millones. Conque ya ves, querido amigo. Es como si hubiera universos paralelos: en unos nos está haciendo la puñeta la crisis que no ha hecho más que empezar, y en otro se pagan millonadas por obras de arte. Pero también hay otros universos, querido Cristóbal, aparte de éste en el que vivimos todos los que tenemos que pagar el recibo de la hipoteca cada mes y ese otro donde habitan los escultores excéntricos y los millonarios caprichosos. Aparte de estos dos universos paralelos, cuando veo las noticias me quedo con la sensación de que existe otro universo que nos queda más alejado todavía a la mayoría de los mortales, y es aquel en el que habitan los políticos y los presidentes de gobierno como el nuestro, Cristóbal, un universo que debe de parecerse mucho a los cuentos de hadas digo yo, donde todo es perfecto, la gente es muy buena, y la palabra crisis ni siquiera aparece en los diccionarios.

© Andrés Pérez Domínguez, septiembre de 2008

Comentarios

  1. Siempre me gustaron tus separatas. Un lenguaje claro, un pensamiento libre y valiente...en fin, ya sabes, Andrés, que no abunda eso.
    Y bueno, me presento dado que, de alguna manera, somos compañeros: soy Juanma y, al igual que tú, colaboro con una sección (PUNTO DE SUTURA) en el programa de Cristóbal.
    Un placer saludarte.

    ResponderEliminar
  2. Un placer, Juanma. Muchas gracias. ¿Cuándo se emite tu sección? Me gustaría escucharla

    ResponderEliminar
  3. Cada miércoles a las 13:05 (además, ya sabes que Cristóbal tiene obsesión por la puntualidad). Espero poder coincidir contigo en la emisora alguna vez. De no ser así, habrá que quedar para tomar una copa, ¿no?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Estaré pendiente. Seguro que coincidimos algún día.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. no es fácil tomarse una copa con Andrés. Se vende caro

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, deduzco por tus palabras que nos conocemos, lo que hace más extraño -o tal vez no- que no uses tu nombre.
    Uno no siempre es dueño de su tiempo, por desgracia, y del que dispongo ahora -tiempo, quiero decir- es muy escaso. Una nueva novela mía sale estos días, y entre la promoción y otra nueva en la que ando arremangado hasta los codos, apenas me queda tiempo libre. Y padezco cierta aversión congénita por los móviles. Cada uno es como es...

    ResponderEliminar
  7. Bueeeeeeno, haya paz. Lo de tomar una copa no dejaba de ser más que una forma de hablar sin decir nada.
    Hace tiempo, Andrés, escribí un relato sobre un boxeador que, tras ser un promesa, se quedó en el camino por la droga y la parranda. Aunque, al final, él se quedaba con la chica, aquel relato abundaba en los tópicos. No me salió bien el puñetero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Lo de escribir, Juanma, como muchas cosas, a veces es cuestión de insistir, de probar y de equivocarte hasta que te sale. Y el boxeo es muy literario. Yo lo he utilizado como pretexto para El síndrome de Mowgli, que sale estos días. En este caso el protagonista es un ex boxeador. Tengo debilidades por los perdedores que no se rinden.

    ResponderEliminar
  9. No sabía yo eso de que te vendes caro, querido amigo... Qué gracia! Lo cierto es que estás tan guapo en las fotos de la promo, aquí en Madrid, que no me extraña que te salgan admiradores...
    Buena tu separata, como siempre.
    Besos,
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  10. Pues no sé quién será el que ha dicho eso de que me vendo caro. Pero bueno, ya lo he explicado.
    Y será tú la que me ves con buenos ojos. En fin. Que me ruborizo...
    Un beso, y dale fuerte a ese libro en el que estabas trabajando. ¿Sabes? Yo, cuando veo que aflojan las fuerzas o estoy muy ocupado para escribir, lo que hago es multiplicar deliberadamente mi trabajo. Un poco masoca, pero me da buen resultado. Así siempre estoy ocupado.

    ResponderEliminar
  11. Hola a todos, la del anónimo soy yo, Maribel.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Avé, yoacabo dentrà ernesto por causalidad, y que digo yo en mi innoransia que lo de escribí tambien entra entro de d'eso del arte no? osease que escribí es tamién crístico o como se diga er palabro ese. De toas forma este señó millonario q hase escultura rara, si saecho millonario será porque al persona le gusta er género que vende, como diria m'aguelo. No creo qu'eso sea un dilito, quieo desí, que si uno hase cosa rara y la gente le gusta y paga pos der carajo no? ay gusto pa tó como se dise, y parese se q este seño escurtó le gusta a musha gente y por eso saecho con musha guita: ole sus güevo. Pa resumí, q'elesito nontiende de gusto, solo de pasta y este señó vende musho aunq usté no l'ontienda. Nosé pero uno en suinnoransia como disia ante cree que a lo mejó abría q hasé ma cosa diferente y nubedosa pa se diferente y vendé ma. Ar meno eso e lo que cucho desí a mi patrón tolosdia en la obra. eah, condió y suerte con su'poteca q'stá jodia la cosa como ud dise. Tomas d'Olivare. arbañí de to la via.

    ResponderEliminar
  13. Poná, compare, musha grasia por er comentario. Ea

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja, que bueno lo del cateto este; hombre, razón no le falta en algunas cosas pero bueno; yo me ofrezco a prestarle unos cuadernillos Rubio que guardo como recuerdo en alguna caja perdida de mi casa. En fin, que solo era por desearte suerte en estos tus dos nuevos lanzamientos. Y por cierto, y ya que aquí el señó arbañí mencionó a su agüelo, yo también lo voy a hacer -que por cierto, eso lo puso de modad nuestro actual presidente, sobre el que prefiero no pronunciarme, porque no es el foro adecuado para ello, aquí, creo, que hablamos de cosas mucho más interesantes que lo que este señor suele soltar por su boquita de piñón, me refiero al Presi, claro-; pues eso que mi abuelo decía que "cuando ladran es que cabalgamos", así que te deseo que te ladren mucho, porque eso será señal de que vas al galope por la vida. Un abrazo. José Manuel. Por cierto, dos cosas más antes de terminar que me estoy quedando largo: 1. Te he dejado otro comentario en otra separata y 2. al otro anónimo le voy a tener que dar la razón, lo siento, últimamente, y eso ya te lo dije en persona -bueno por mail, lo que refuerza más lo que voy a decir- te vendes caro para tomarte algo mamón. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, que ladren, que ladren. Eso será buena señal. Lo de venderme caro empieza a ser preocupante, sobre todo porque yo, ensimismado en mis cosas y en mi mundo, no acabo de darme cuenta. Mira, hoy he estado hablando con Patricio,y me ha dicho que viene el fin de semana próximo. Yo el jueves me voy para Logroño, pero vuelvo el viernes por la noche, supongo. Así que a ver si el sábado podemos vernos los tres. Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
  16. Pues coño -con perdón-, el fin de semana que viene estamos de boda en Almería, así que tendremos que dejarlo para otra ocasión. Se vé que esto de quedar empieza a convertirse en un trabajo de Hércules. Parece que cuando las cosas no pueden ser no pueden y además, a veces, rozan lo imposible. En fin, yo, afortunadamente, ya no tengo horarios, así que, anytime, anywhere you can/want, por aquí estoy. Un abrazo de parte de los dos. JM y Xtna. P.D. a ver si me saco nombre de blog para los próximos comentarios y me ahorro la firma; que al hilo del blog este, hasta esos niveles me da que vamos a tener que apretarnos el cinturón

    ResponderEliminar
  17. Bueno, pues ya nos pondremos de acuerdo. Para poner tu nombre tienes una opción al hacer los comentarios. Y, sí, habrá que ahorrar y bien. Esto de la crisis no ha hecho más que empezar. La cosa se va a poner mucho peor, me parece. Un abrazo para los dos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet