Paul Newman

Cristóbal, a mí con Paul Newman me pasa lo mismo que con el fútbol, que más que un deporte donde once tíos se ponen a correr detrás de un balón en pantalón corto, me parece el ejemplo más claro de democracia porque es capaz de poner de acuerdo a mucha gente que no tiene nada en común. Pero de eso ya hablamos cuando España ganó la Eurocopa. Lo que te quiero decir es que siempre he pensado que Paul Newman ha sido capaz de poner de acuerdo a todas las mujeres del mundo. No sé tú, querido amigo, pero yo jamás he conocido una mujer a la que no le guste la belleza ecuménica de los ojos azules más famosos de Hollywood. Y a muchos hombres también. El caso es que se nos están yendo estos monstruos del cine, Cristóbal. Lo hacen poco a poco, casi siempre en silencio, como la llama de una vela que se apaga despacio en un rincón, sin hacer ruido y sin molestar a nadie. Y a mí me da pena cuando un tipo como Paul Newman se despide para siempre. Me pasó cuando murió Burt Lancaster, y lo mismo con Gregory Peck. De los tipos del Hollywood de antes sólo nos queda Kirk Douglas, querido amigo, y cualquier día, cuando queramos darnos cuenta, también habrá bajado el telón para siempre. O Sean Connery, que a medida que se hace mayor gusta más a las mujeres. No sé, querido amigo, pero cada vez que se va uno de estos actores es como si el mundo se hubiera vuelto un poquito más oscuro, y cuando echo un vistazo a la nómina de estrellas de Hollywood que van quedando, esos que ahora llenan las salas de los multicines, tengo la certeza de que cuando desaparezcan no sentiré el mismo pellizco que ahora, la misma extraña sensación de pérdida de alguien a quien jamás he conocido en persona, esta súbita pena al saber que Paul Newman nos ha dejado para siempre.

© Andrés Pérez Domínguez, octubre de 2008

Comentarios

  1. sabes Andres? en eso tienes razon..para mi fue el hombre mas hermoso del mundo(despues de mi esposo claro quien tambien tiene unos hermosos ojos verdes..ja,ja)lo admiraba desde que era una adolescente y el ya podría ser mi abuelo, pero con ese hermoso perfil griego y su modo de actuar quien no.Dios lo tenga en su gloria.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que en eso está todo el mundo de acuerdo. Y además era un actor estupendo que se metía en personajes arriesgados e interesantísimos. ¿Sabes que era daltónico? Al menos es algo que escuchado o leído más de una vez, pero igual no es cierto.

    ResponderEliminar
  3. antonia j corrales4 de octubre de 2008, 9:47

    Ciertamente, Andrés, son gente especial. Tocados por ese duende que hace de un gesto suyo, de una mirada, del tono que le dan a alguna palabra, a su caminar aparentemente despreocupado..., todo ello hace que parezcan descolgados del mundo, alejados del resto, diferentes y, por lo tanto, únicos en sí mismos. Se cuelan en nuestro presente, en nuestros anhelos, en nuestros sentimientos, y parecen formar parte de ellos junto a las vidas que interpretan, ésas que inmortaliza el vampiro del celuloide. Sin conocerlos personalmente se hacen nuestros, individuales, cada uno tiene su Paul, su Connery..., como sudece con los personajes de algunas novelas. Se convierten en seres privativos sin serlo, ahí creo que reside parte de su magia.
    A servidora también se le cae una estrella cuando alguno de ellos o de ellas se va.
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  4. El mundo es, efectivamente, un poquito más oscuro sin Paul Newman. Yo le he tenido siempre una gran admiración, y mucha envidia (sana, si es que es posible que la envidia sea sana): gustaba a todas las mujeres y era capaz de beberse un montón de latas de cerveza al día sin que dejaran de marcársele los abdominales. La cerveza no me entusiasma, pero yo tengo que sudar mucho para mantenerme en forma...
    Un beso,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump