Nazis en Grecia


                  
Creo que nunca he escrito dos entradas en el blog en menos de veinticuatro horas, pero hoy es un día triste y hago una excepción. Lo había escuchado en la radio. Esta tarde un periodista contaba cómo el sicario del partido griego neonazi que ha obtenido representación parlamentaria conminaba a los periodistas a levantarse cuando entraba el kapo en la rueda de prensa. Lo acabo de ver ahora. Me he acordado de mi tía, que me ha contado muchas veces cómo durante la Transición a veces entraban los ultras en la cafetería de Madrid donde trabajaba y obligaban a los clientes y a los empleados a entonar el Cara al sol. Todos cantaban. El miedo tiene esas cosas. Estoy seguro de que por eso algunos periodistas griegos se han puesto de pie.
He escrito kapo y sicario. Sí. Por sus modales los conoceréis. La única diferencia que veo con los nazis de hace ochenta años es que aquellos no llevaban camisetas dos tallas más pequeñas de las que les correspondía y algunos parecían un poco más sofisticados que estos botarates. Qué pena. Qué miedo. No hace falta ser un experto. Basta leer un poco: una crisis brutal, el dinero cada vez con menos valor, y la culpa la tienen los países más poderosos que nos están chupando la sangre y las minorías de inmigrantes (antes los judíos; ahora los chinos, los moros, los negros) que nos quitan el trabajo y el dinero. Basta un líder populista (no hace falta que tenga estudios o unas mínimas nociones de política) que sepa soltar unas cuantas frases grandilocuentes en el momento justo y que la llama prenda entre tanta gente descontenta, desesperada porque no hay un líder capaz de mostrarle el camino de la salvación.
Ciertos estirados se quejan de que algunos escritores a veces recurramos a los nazis para aderezar nuestros libros. Por alguna razón los tarados de las esvásticas nunca han dejado de estar presentes. A mí me gustaría que sólo existieran en las novelas.


© Andrés Pérez Domínguez, mayo de 2012

Comentarios

  1. Da más que miedo ,la segunda guerra mundial empezó así (y cada vez tienen más poder )

    ResponderEliminar
  2. Es grave que existan estos tipos, es grave que pasen estas cosas, donde el miedo se impone a la cordura y el sentido común, pero lo grave es que hayan conseguido los votos suficientes como para tener representación parlamentaria!! Algo no marcha demasiado bien. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ya digo. Basta saber un poco de Historia para estar preocupado.
    Abrazos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet