Sembrar y recoger. Tour de El silencio de tu nombre XIX (Madrid)



         No me gusta escribir un diario en diferido. Pierde el encanto de la inmediatez. Pero me he dado cuenta de que los días que estoy de promoción termino tan cansado que no siempre puedo robarle horas al sueño para escribir en el blog. El lunes es uno de los días más emotivos de toda la promoción de El silencio de tu nombre. Nuria viene a recogerme al hotel en un taxi, muy temprano, y vamos a la editorial porque hemos quedado con un periodista de RNE. Enseguida nos vamos a Onda Cero, donde por fin voy a encontrar a dos amigas. La primera es Rosana Güiza, a quien conocen todos los que escuchan el programa de Carlos Herrera por las mañanas. Esa catarata de energía a la que los oyentes del programa adoran. Cuando uno la tiene delante y charla con ella se da cuenta de por qué. Nos damos un abrazo en cuanto entro en el estudio. Lo mismo hace mi querida Begoña Gómez de la Fuente, en cuanto puede soltar los auriculares y levantarse de la mesa donde está haciendo el programa en directo porque Carlos Herrera está hoy en Chicago cubriendo las elecciones norteamericanas. Cómo pasa el tiempo. Hace ya nueve años que colaboré con Begoña en un programa para toda España, y luego hemos compartido algunos ratos de radio pero nunca nos habíamos encontrado frente a frente. El rato que paso en el estudio de Onda Cero en Madrid es como una reunión de amigos. Rosana a mi izquierda, Begoña a mi derecha, y un poco más allá Pedro Javier Cáceres, el hombre de los toros en la cadena, y Lorenzo Díaz, con quien charlo unos minutos antes de empezar el programa sobre varios restaurantes de postín en Madrid que frecuentaban los nazis exiliados durante la guerra fría. Y desde Sevilla Enrique de Miguel y Jesús Melgar también hacen alguna pregunta. Lo de la reunión de amigos es verdad. Y es la clave de que las entrevistas en los medios resulten naturales: nunca pienso que haya nadie escuchando al otro lado del micrófono o la cámara. Es tan sencillo y tan difícil como eso. Os dejo la entrevista, por si os apetece escucharla. A mí me gustó mucho.
         Tengo ocasión de charlar un poco con Josemi Rodríguez Sieiro antes de marcharme. Me cuenta algunas cosas interesantes sobre nazis exiliados en Galicia. Tenemos que hablar más adelante otra vez. Pero no podemos entretenernos más porque en Punto Radio nos espera otro viejo amigo, Jaume Segalés. Al encontrarme estas semanas con tanta buena gente que se porta bien conmigo pienso que quizá no sea mentira eso de que para recoger hay que sembrar primero, y además sin esperar nada a cambio. Y a veces la vida te devuelve una cosecha inesperada. Estos días tengo la sensación de que estoy recogiendo mucho más de lo que he sembrado nunca. Y no sé si lo merezco.

         Por la tarde tengo que hacer varias entrevistas en la editorial pero entre hueco y hueco Nuria ha desembalado una montaña de cajas de donde salen cientos de ejemplares de El silencio de tu nombre que he dedicar para los clientes de El corte Inglés. Durante la tarde del lunes no me da tiempo a firmar ni la mitad. Por eso el martes seré de los primeros en cruzar la puerta de las oficinas de Random House en Madrid para emparedarme entre mi novela multiplicada milagrosamente para firmar hasta el último ejemplar.


© Andrés Pérez Domínguez, noviembre de 2012










Comentarios

  1. Emocionante leer lo publicado, Andrés, ¡ENHORABUENA!
    Si es que no hay más que tomar al pie de la letra lo que dices en la contraportada de tu libro "El factor Einstein" al presentarte respecto a las creaciones ajenas: "...Al terminar de leerlos me fata tiempo para recomendarlos"
    Pues éso..., mis mejores deseos para tu nueva novela.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias