Mad men: vuelve el hombre... y las mujeres también



Tengo Canal + y no habré de esperar mucho, supongo, para ver la quinta temporada de Mad men que se estrenó el domingo pasado en Estados Unidos. Ya hablé de esta serie en el blog hace casi un par de años. Fue todo un descubrimiento. De lo mejor y más inteligente que recuerdo haber visto en la tele. La guinda del pastel, esto es, el mejor episodio de una serie formidable, para mí es el séptimo capítulo de la cuarta temporada, si la memoria no me falla. The suitcase se titula. Corred a verlo si aún no lo habéis hecho. Una obra maestra dentro de una obra maestra.
Leo en el periódico una entrevista con Jon Hamm, el actor que encarna a Don Draper, y dice que no entiende cómo su personaje encandila a tanta gente. Aparte del misterio y de la seguridad en sí mismo con que afronta su trabajo y la vida (si es que para él existe alguna diferencia), yo creo que, por supuesto salvando las distancias, con Don Draper sucede lo mismo que hace años decían algunos críticos para explicar el éxito arrollador de Kevin Costner (no olvidemos Los intocables, No hay salida, Bailando con lobos...): gusta a las mujeres y no molesta a los hombres. Puede ser.
Pero si los hombres de Mad Men son interesantes (no sólo Don Draper, sino Roger Sterling o incluso el viejo Cooper que siempre va descalzo), no menos fascinantes son las mujeres: la ambiciosa y competente Peggy, la bellísima y fría Betty, que me parecía la más elegante y la más hermosa durante los primeros episodios hasta que caí en las redes (metafóricamente hablando: ya me hubiera gustado a mí que fuera literalmente) de Joan, la jefa de secretarias. 
Permitidme el autoplagio, pero ya lo escribí en agosto de 2010, y por mucho que me estrujo la cabeza no soy capaz de encontrar una manera mejor de contarlo: “Veo en escena a Joan Holloway, la jefa de secretarias, y es como si en la pantalla apareciese Sofía Loren. 
La miro caminar por la oficina, con esos andares calculados de quien se sabe culpable de la tortícolis de los hombres que trabajan en la agencia de publicidad Sterling & Cooper y también me dan ganas de girar la cabeza, para no perderme nada, igual que hace Roger Sterling, aunque haya sufrido un infarto. Esa es una de las cosas más maravillosas de la ficción: que consiga que lo que vemos en la pantalla o leemos en las páginas de un libro parezca real, que te haga sentir que es posible, que tengas que reconocer que te gustaría estar ahí”
Pues eso. Que ha vuelto Mad men. Ya era hora.


© Andrés Pérez Domínguez, marzo de 2012

Comentarios

  1. Qué genial. Considero que es una serie que crítica a la sociedad consumista y machista, Mad Men tiene muchos aristas, muchas caras que vas descubriendo en cada temporada. Don Draper es un personajazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias