El bar del Astoria. Tour de El silencio de tu nombre XI (Valencia)


No estoy acostumbrado a ver el bar de hotel Astoria, en Valencia, de noche. Siempre que he estado de promoción en esta ciudad me han traído aquí para las entrevistas. Lo llaman el hotel de los escritores. La cafetería para mí siempre es un recuerdo amable, un poco bullcioso, sentado un rincón, junto a la cristalera mientras respondo a las preguntas de un periodista delante de un café o una botella de agua. Pero no hay nadie más cuando me siento, frente a la barra central, con las cocteleras brillantes y los botellones y el teléfono rojo y los semicírculos dorados. Es la primera vez que estoy solo en este lugar, y me gusta contemplarlo así. 

Por la mañana, muy temprano, me llaman de Radio Nacional, y luego me encuentro con viejos amigos de otras promociones en Valencia. Fausto Tortosa llega sonriente, como siempre, grabadora y libreta en una mano y cámara en la otra. Me hacen otra entrevista más y vamos a ABC Punto Radio, donde me encuentro a otro viejo conocido de las promociones levantinas, Ramón Palomar, que me cuenta que a primeros de año saca novela en Grijalbo. Aquí os dejo el enlace de la entrevista, por si lo queréis escuchar. 

En la puerta de la radio nos está esperando la incombustible Anika entre libros y nos vamos todos a comer. He podido comprobar que Anika existe, que no es un mito que parece vivir atrapada entre libros y redes sociales. Aún sigo preguntándome de dónde saca la energía esta mujer menuda para leer inagotablemente tantos libros además de críar a tres hijos y dirigir al equipo de reseñistas que forman la que probablemente sea la web más conocida, y reconocida, de libros en España. 
Después de la comida se acercan otros dos tipos entrañables a quienes conozco de otras promociones en Valencia: Herme y Salvador. No siempre tiene uno la suerte de encontrarse con gente tan amable y tan competente. Me entrevistan al alimón, pero cuando terminamos, como viejos amigos, seguimos hablando de muchas cosas que no tienen que ver con la Literatura, o sí. Pero ésa ya es otra historia. Ya no me quedan muchas más cosas que hacer, pero estoy agotado. El martes por la mañana, muy temprano, me vendrá a recoger un coche de Canal 9 para una entrevista en la tele. Aún no sé que se me abrirán los párpados un par de horas antes de que suene el despertador y ya no podré volver a dormirme. 

Pero eso os lo contaré mañana.


Andrés Pérez Domínguez, octubre de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet